Mostrando las entradas con la etiqueta diluvios. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta diluvios. Mostrar todas las entradas

viernes, 23 de noviembre de 2018

DILUVIOS (serie completa)


Pedro Conde Sturla
2 de mayo/ 9 de mayo 2016

El diluvio en Mesopotamia

Durante un día sopló la tormenta, del sur, / cada vez más rauda, sumergiendo a las montañas, / alcanzando a todos como una batalla. / Nadie podía ver a su compañero, / ni desde el cielo ser reconocida la gente. / Los dioses estaban asustados por el diluvio /

El primer diluvio ocurrió en Mesopotamia (en el “Poema de Gilgamesh”), ocurrió en la India (en las “Escrituras védicas”), ocurrió en la Biblia (el más famoso y grande de todos), ocurrió en la mitología griega (en el mito de Deucalión y Pirra), y ocurrió también en el Nuevo Mundo, en las mitologías americanas de los chibchas o muiscas, de los mapuches, mayas, mexicas, incas, guaraníes y tainos…Incluso una tradición del pueblo de Isla de Pascua, situada en medio del Pacifico, “dice que sus ancestros llegaron al lugar escapando de la inundación de un mítico continente o isla llamada Hiva”.
El diluvio mesopotámico es un capítulo de “El poema de Gilgamesh”, posiblemente el texto literario más antiguo que se conoce, y la leyenda en que se basa es aún más antigua. “Ahí comenzó todo”, dijo Borges. El hecho es que Gilgamesh, al cabo de muchas aventuras y desventuras, conoce a Utnapishstim, el único hombre que había sobrevivido al diluvio, y de su boca escucha el relato del espantoso acontecimiento y las causas que le dieron origen. Los dioses no desatan el diluvio a causa de la maldad, el mal comportamiento de los humanos, sino principalmente, por la insoportable algarabía:
“El país era tan ruidoso como un toro que bramaba. / Los dioses vivían agitados y sin paz, con los disturbios ensordecedores…”
Mandaron primero una plaga y después una sequía terrible  para provocar una hambruna y reducir la creciente población, pero la población siguió creciendo y haciendo ruido y así también la ira de los dioses. Entonces decidieron desatar las aguas sobre el mundo para que todos perecieran ahogados. (Algunos de ellos se horrorizarán y arrepentirán de haber tomado esa decisión. Los dioses, en Mesopotamia, podían ser compasivos).

Diluvio en Mesopotamia

El diluvio en la India

Pedro Conde Sturla
27 de junio 2016

Nada más que esto: a un hombre pío se le notifica el diluvio que se acerca; el hombre construye un buque, atraviesa el cataclismo, y llega por fin a la cima de un monte, donde celebra un sacrificio.

El Rig Veda –uno de los textos sagrados más antiguos de la India y del mundo–, recoge una original leyenda del diluvio que tiene poco en común con las de Mesopotamia, Grecia y la Biblia.
El Rig Veda es una  colección de “relatos mitológicos y poéticos que hablan sobre el origen del universo, himnos que alaban a los dioses, oraciones para la vida, la prosperidad, etc”, y cuenta cómo en la India había un rey llamado Manu que fue salvado de las aguas por una encarnación del dios Visnú en forma de pez y vivió, al parecer, durante varios millones de años.
“Según el Rig Veda, Manu es el nombre del primer ser humano, el primer rey que reinó sobre la Tierra. En sánscrito, Manu proviene de manas: ‘mente’, y significaría ‘pensante, sabio, inteligente’ y ‘criatura pensante, ser humano, humanidad’. También se cree que proviene de un vocablo indoeuropeo que habría dado lugar al término inglés man (hombre varón) y a los términos españoles ‘humano’ y humanidad’”.
El diluvio hindú no es pluvial, es de origen marítimo y fue, en consecuencia, “mucho más devastador, ya que el agua no provenía de las nubes de este planeta, sino que se trataba de una creciente del océano que se encuentra en el fondo del universo. Esta versión es congruente con el desbordamiento del Mar Mediterráneo que inundó el área ahora ocupada por el Mar Negro, forzando a los supervivientes indoeuropeos de la zona este del Mar Negro a emigrar, en este caso hacia la India. El mito persistió al igual que en Mesopotamia”.

jueves, 22 de noviembre de 2018

El diluvio en Grecia (1-3)

Pedro Conde Sturla 
16 de mayo 20016

El diluvio en Grecia: Filemón y Baucis

Lo más inusual o extraordinario se da por sentado, como algo común y corriente, y cuando el lector muerde el anzuelo queda atrapado (o se deja atrapar) como una mosca en la telaraña.

Filemón y Baucis

Hay tantos diluvios como mitos, leyendas e historias del diluvio, la conocida historia del diluvio que es común a tantos pueblos y culturas en casi todos los continentes. Muchas sólo se relacionan superficialmente y otras son directamente dependientes de la original mesopotámica. En Grecia “La ira de los dioses (los dioses del Olimpo) también se abatió sobre la humanidad, debido a la conducta lujuriosa, deshonesta y egoísta de los hombres, provocando un diluvio universal”. Las huellas o el recuerdo del magno acontecimiento han perdurado en narraciones fantásticas como la de Filemón y Baucis y la de Deucalión y Pirra, que se remontan a tiempos muy remotos. En ambos casos el realismo mágico o la magia de los relatos conservan toda su ingenuidad y frescura, el don de atrapar a ciertos lectores en una narración ficticia que parece verdadera. 

EL DILUVIO EN MESOPOTAMIA (1-2)

Pedro Conde Sturla
2 de mayo/ 9 de mayo 2016

El diluvio en Mesopotamia

Durante un día sopló la tormenta, del sur, / cada vez más rauda, sumergiendo a las montañas, / alcanzando a todos como una batalla. / Nadie podía ver a su compañero, / ni desde el cielo ser reconocida la gente. / Los dioses estaban asustados por el diluvio /

El primer diluvio ocurrió en Mesopotamia (en el “Poema de Gilgamesh”), ocurrió en la India (en las “Escrituras védicas”), ocurrió en la Biblia (el más famoso y grande de todos), ocurrió en la mitología griega (en el mito de Deucalión y Pirra), y ocurrió también en el Nuevo Mundo, en las mitologías americanas de los chibchas o muiscas, de los mapuches, mayas, mexicas, incas, guaraníes y tainos…Incluso una tradición del pueblo de Isla de Pascua, situada en medio del Pacifico, “dice que sus ancestros llegaron al lugar escapando de la inundación de un mítico continente o isla llamada Hiva”.
El diluvio mesopotámico es un capítulo de “El poema de Gilgamesh”, posiblemente el texto literario más antiguo que se conoce, y la leyenda en que se basa es aún más antigua. “Ahí comenzó todo”, dijo Borges. El hecho es que Gilgamesh, al cabo de muchas aventuras y desventuras, conoce a Utnapishstim, el único hombre que había sobrevivido al diluvio, y de su boca escucha el relato del espantoso acontecimiento y las causas que le dieron origen. Los dioses no desatan el diluvio a causa de la maldad, el mal comportamiento de los humanos, sino principalmente, por la insoportable algarabía:
“El país era tan ruidoso como un toro que bramaba. / Los dioses vivían agitados y sin paz, con los disturbios ensordecedores…”
Mandaron primero una plaga y después una sequía terrible  para provocar una hambruna y reducir la creciente población, pero la población siguió creciendo y haciendo ruido y así también la ira de los dioses. Entonces decidieron desatar las aguas sobre el mundo para que todos perecieran ahogados. (Algunos de ellos se horrorizarán y arrepentirán de haber tomado esa decisión. Los dioses, en Mesopotamia, podían ser compasivos).

Diluvio en Mesopotamia

martes, 30 de octubre de 2018

La mitología griega al alcance de todos

Pedro Conde Sturla

18 de abril 2016

La mitología era parte fundamental de la religión de los griegos y hoy en día poca gente cree en ella, aunque muchos rasgos doctrinales y rituales sobreviven.


Los dioses griegos bebían, se emborrachaban, mentían, engañaban, intrigaban, se enamoraban, traicionaban, sentían celos unos de otros y a veces de los comunes mortales, eran viciosos, libertinos, promiscuos, “maquinaban odiosas acciones”,  mataban, cometían adulterio, faltaban a casi todos los mandamientos y además conspiraban, sostenían cruentas luchas por el poder y todo lo que usted pueda imaginar. Tenían además una especie de humor negro muy negro, tal y como lo describe el romano Apolodoro en su “Biblioteca mitológica”.
Así, durante la primera gran conspiración celestial, el primer golpe de estado celestial, la rebelión contra Urano incluye el uso de una guadaña para cercenar su equipo colgante, lo castran al pobre Urano sin misericordia, ¡al padre de los dioses! Toda una crueldad y una falta de respeto.
Más adelante, durante la segunda conspiración (esta vez contra Crono, el que devoraba a sus hijos, el mismo que empuñó la guadaña contra Urano,), los conjurados emplean un purgante:
Castración -Urano

domingo, 28 de octubre de 2018

COSMOGONÍAS Y TEOGONÍAS: EGIPTO (1-2)

Pedro Conde Sturla
 21 de marzo / 28 de marzo 2016

Cosmogonías y teogonías: Egipto (1)

La producción espiritual de la existencia reproduce de muchas maneras las condiciones de la producción material de la existencia y en Egipto solo era posible gracias al Nilo, fuente de irrigación, de alimentación y de transporte, fuente de inspiración, río manso, educado, el más largo del mundo y el de mejor temperamento.

En el principio era el agua, generalmente el agua, el agua “primordial”. Agua y dioses acuáticos en Mesopotamia, agua y dioses acuáticos en el fértil valle del río indo, agua y dioses acuáticos en la cuenca del río amarillo de China, agua y dioses acuáticos en la inmensa  laguna de Tenochtitlan.
De una u otra forma, está presente el agua. A veces como “Una enorme masa líquida y amorfa en la que residían las fuerzas de la creación y de la destrucción, apoteósicamente enfrentadas en los comienzos del proceso creativo, o lo que es lo mismo, en el paso del caos al cosmos”.[1]
La producción espiritual de la existencia reproduce de muchas maneras las condiciones de la producción material de la existencia y en Egipto solo era posible gracias al Nilo, fuente de irrigación, de alimentación y de transporte, fuente de inspiración, río manso, educado, el más largo del mundo y el de mejor temperamento. No sorprende, pues, que en la más conocida de las cosmogonías de Egipto, la que surgió en Heliólopis (con más de cinco mil años de antigüedad), se hable de “un océano primordial llamado Num, del cual brotó un primer terruño en el que pudo posarse la primera deidad autocreada, denominada Atum-Ra” A continuación remontó vuelo “sobre esa primera colina con forma de pirámide y dio inicio a la primera generación de dioses”.[2] Sus descendientes, Osiris, Isis, Seth y Neftis parejas de gemelos  divinos de segunda generación, serían, junto a Horus,  los más importantes y venerados a través de cuarenta siglos de una de las más brillantes civilizaciones. 
Según explica Francisco López, “La historia de Isis y Osiris es  la leyenda más importante de toda la mitología egipcia, por lo  que ha estado abierta siempre a diferentes interpretaciones. 
No existe una reconstrucción exacta de toda la leyenda, salvo 
el ‘Tratado de Isis y Osiris’ de Plutarco, relato helenizado de 
la tradición popular. Son textos sueltos e inscripciones que 
permiten reconstruir la leyenda casi por completo. No 
obstante existen grandes diferencias entre la versión de los 
Textos de las Pirámides, que podríamos considerar como la 
más egipcia, y la obra de Plutarco, posiblemente debido a que 
 Plutarco trató de dar una visión más helenizada del mito, y 
como el mismo dice ‘eliminando de él todo lo que pudiese 
haber de inútil y superfluo’ por resultar absurdos o 
incomprensibles en el mundo griego”.[3] 


martes, 23 de octubre de 2018

LOS DILUVIOS EN LA BIBLIA (1-3)

Pedro conde Sturla
6 de junio/ 20 de junio 2016

Los diluvios en la Biblia (1)

“Para aquellos lectores que deseen obtener una mejor visión de la situación –dice Friedman-, he traducido una historia bíblica del arca de Noé, tal y como aparece en el Génesis, haciendo que dos de las fuentes aparezcan en un tipo de letra distinto.

Hay dos versiones “de un gran número de historias bíblicas: dos versiones de la creación, dos versiones de diversas historias sobre los patriarcas Abraham y Jacob”, y hay también dos versiones del diluvio, versiones duplicadas, unas juntas a otras, fundidas o confundidas en un solo texto durante siglos, como quien dice disimuladas, camuflajeadas, escondidas a la vista de todos. El mejor escondite.
El descubrimiento no se hizo de un día para otro y es obra de varios investigadores (entre ellos un ministro eclesiástico) y en su momento produjo una gran sacudida espiritual y no pocas reacciones adversas. Lo cuenta, con lujo de detalles, Richard Elliot Friedman en su libro “¿Quién escribió la Biblia ?” (edición preparada sin fines comerciales disponible en Internet), un libro tan intenso y apasionante como la mejor novela de detectives, novela de misterio.
Tradicionalmente los primeros cinco libros de la “Biblia hebrea o Tanaj,  antes de ser conocida por los cristianos como el Antiguo Testamento”, se atribuían, según la tradición hebrea, a una sola fuente, Moisés, pero los especialistas en estudios judaicos han identificado cuatro. Cuatro fuentes que se originan a partir de la división del imperio de David en reino de Israel y reino de Judá a consecuencia del desgobierno de Salomón: Una fuente llamada E por la inicial del nombre que en Israel daban a la divinidad (Elohim o El). Otra fuente, procedente de Judá (donde a Dios daban el nombre de Yavéh), llamada J por la inicial del “nombre antiguo y erróneo de Jehová”. Otra fuente llamada P o fuente sacerdotal (por la palabra Priest, en inglés, sacerdote) y otra llamada D porque sólo aparece en el Deuteronomio.
“Para aquellos lectores que deseen obtener una mejor visión de la situación –dice Friedman-, he traducido una historia bíblica del arca de Noé, tal y como aparece en el Génesis, haciendo que dos de las fuentes aparezcan en un tipo de letra distinto. La historia del diluvio es una combinación de la fuente J y la fuente P. Aquí, la fuente J aparece impresa en tipografía normal, mientras que la fuente P aparece impresa en mayúsculas. Si se leen ambas fuentes desde el principio hasta el final y después se retrocede y se lee la otra, se podrán distinguir dos narraciones completas y continuas, cada una de las cuales posee su propio vocabulario y preocupaciones”:

EL DILUVIO

Genesis 6:
1 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas,
2 que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.
3 Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.
4 Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.
5 Viendo Yahvé que la maldad del hombre cundía en la
Tierra, y que todos los pensamientos que ideaba su corazón
eran puro mal de continuo,
6 le pesó a Yahvé de haber hecho al hombre en la Tierra , y se
indignó en su corazón.
7 Y dijo Yahvé: “Voy a exterminar de sobre la haz del suelo
al hombre que he creado —desde el hombre hasta los ganados,
las sierpes, y hasta las aves del cielo —, porque me pesa
haberlos hecho”.
8 Pero Noé halló gracia a los ojos de Yahvé.
9 ÉSTA ES LA HISTORIA DE NOÉ: NOÉ FUE EL VARÓN
MÁS JUSTO Y CABAL DE SU TIEMPO. NOÉ ANDABA CON
DIOS.
10 NOÉ ENGENDRÓ TRES HIJOS: SEM, CAM Y JAFET.
11 LA TIERRA ESTABA CORROMPIDA EN LA
PRESENCIA DE DIOS: LA TIERRA SE LLENÓ DE
VIOLENCIAS.
12 DIOS MIRÓ A LA TIERRA , Y HE AQUÍ QUE ESTABA
VICIADA, PORQUE TODA CARNE TENÍA UNA
CONDUCTA VICIOSA SOBRE LA TIERRA.
13 DIJO, PUES, DIOS A NOÉ: “HE DECIDIDO ACABAR
CON TODA CARNE, PORQUE LA TIERRA ESTÁ LLENA DE
VIOLENCIAS POR CULPA DE ELLOS. POR ESO, HE AQUÍ
QUE VOY A EXTERMINARLOS DE LA TIERRA.
14 HAZTE UN ARCA DE MADERAS RESINOSAS. HACES
EL ARCA DE CAÑIZO Y LA CALAFATEAS POR DENTRO Y POR FUERA CON BETÚN.
15 ASÍ ES COMO LA HARÁS : LONGITUD DEL ARCA,
TRESCIENTOS CODOS; SU ANCHURA, CINCUENTA
CODOS; Y SU ALTURA, TREINTA CODOS.
16 HACES AL ARCA UNA CUBIERTA Y A UN CODO LA
REMATARÁS POR ENCIMA, PONES LA PUERTA DEL
ARCA EN SU COSTADO, Y HACES UN PRIMER PISO, UN
SEGUNDO Y UN TERCERO.
17 “POR MI PARTE, VOY A TRAER EL DILUVIO, LAS
AGUAS SOBRE LA TIERRA , PARA EXTERMINAR TODA
CARNE QUE TIENE HÁLITO DE VIDA BAJO EL CIELO:
TODO CUANTO EXISTE EN LA TIERRA PERECERÁ.
18 PERO CONTIGO ESTABLECERÉ MI ALIANZA:
ENTRARÁS EN EL ARCA TÚ Y TUS HIJOS, TU MUJER Y LAS
MUJERES DE TUS HIJOS CONTIGO.
19 Y DE TODO SER VIVIENTE, DE TODA CARNE,
METERÁS EN EL ARCA UNA PAREJA PARA QUE
SOBREVIVAN CONTIGO. SERÁN MACHO Y HEMBRA.
20 DE CADA ESPECIE DE AVES, DE CADA ESPECIE DE
GANADOS, DE CADA ESPECIE DE SIERPES DEL SUELO
ENTRARÁN CONTIGO SENDAS PAREJAS PARA
SOBREVIVIR.
21 TÚ MISMO PROCÚRATE TODA SUERTE DE VÍVERES Y
HAZTE ACOPIO PARA QUE OS SIRVAN DE COMIDA A TI
Y A ELLOS.”
22 ASÍ LO HIZO NOÉ Y EJECUTÓ TODO LO QUE LE
HABÍA MANDADO DIOS.
GÉNESIS 7:
1 Yahvé dijo a Noé: “Entra en el arca tú y toda tu casa,
porque tú eres el único justo que he visto en esta generación.
2 De todos los animales puros tomarás para ti siete parejas, el
macho con su hembra, y de todos los animales que no son
puros, una pareja, el macho con su hembra.
3 (Asimismo de las aves del cielo, siete parejas, machos y
hembras) para que sobreviva la casta sobre la haz de toda la
Tierra.
4 Porque dentro de siete días haré llover sobre la Tierra
durante cuarenta días y cuarenta noches, y exterminaré de
sobre la haz del suelo todos los seres que hice”.
5 Y Noé ejecutó todo lo que le había mandado Yahvé.
6 NOÉ CONTABA SEISCIENTOS AÑOS CUANDO
ACAECIÓ EL DILUVIO, LAS AGUAS, SOBRE LA TIERRA.
7 Noé entró en el arca, y con él sus hijos, su mujer y las
mujeres de sus hijos, para salvarse de las aguas del diluvio.
8 (DE LOS ANIMALES PUROS, Y DE LOS ANIMALES QUE
NO SON PUROS, Y DE LAS AVES, Y DE TODO LO QUE
SERPEA POR EL SUELO,
9 SENDAS PAREJAS DE CADA ESPECIE ENTRARON
CON NOÉ EN EL ARCA, MACHOS Y HEMBRAS, COMO
HABÍA MANDADO DIOS A NOÉ.)
10 A la semana, las aguas del diluvio vinieron sobre la Tierra.
11 EL AÑO SEISCIENTOS DE LA VIDA DE NOÉ, EL MES
SEGUNDO, EL DÍA DIECISIETE DEL MES, EN ESE DÍA
SALTARON TODAS LAS FUENTES DEL GRAN ABISMO, Y
LAS COMPUERTAS DEL CIELO SE ABRIERON,
12 y estuvo lloviendo sobre la Tierra cuarenta días y cuarenta
noches.

Los diluvios en la Biblia (2)

El unificador de esas versiones -dice Friedman- “armó todo sin casi eliminar una palabra. Es un logro sin parangón en toda la historia de las ediciones literarias, uno de los logros más grandes jamás alcanzados por persona alguna.

El descubrimiento de cuatro fuentes, cuatro autores en el Pentateuco -tradicionalmente atribuido a Moisés-, fue un acontecimiento extraordinario que “terminó por dominar las investigaciones bíblicas hacia finales del siglo XIX.”
Por lo que dice Richard Elliot Friedman, “se habían necesitado siglos de recopilación de claves para llegar a esta fase”. Durante siglos –explica Frieman– nadie se había atrevido a cuestionar el criterio de autoridad comúnmente aceptado de que Moisés, sólo Moisés era el autor del Pentateuco. “Ahora, en cambio, personas de reconocida piedad podían decir y escribir que no lo era”. A la larga los investigadores, los “detectives bíblicos” establecieron que Moisés no sólo no era el único autor del Pentateuco, sino que ni siquiera era uno de los autores.
Se habían identificado “por lo menos cuatro escrituras en los cinco primeros libros de la Biblia.” Cuatro fuentes que, como dije en la anterior entrega, se hallaban unas juntas a otras, fundidas o confundidas en un solo texto durante siglos, como quien dice disimuladas, camuflajeadas, escondidas a la vista de todos. El mejor escondite.
Fuentes que alguna vez estuvieron separadas, como sucede con los cuatros evangelios, hasta que alguien las unió. No fue una simple unión mecánica, fue una recopilación realizada por alguien  “extremadamente hábil, conocido como un redactor, alguien que fue capaz de combinar y organizar estos documentos separados en una sola obra con la suficiente unidad como para ser legible en un mismo discurso narrativo”. Es toda una hazaña literaria. Una de las grandes hazañas literarias. Lo que podríamos llamar el nacimiento de la literatura cubista, una escritura poliédrica de varias facetas, en las que algunas historias se repiten y a veces se contradicen porque obedecían al interés personal, político, a la ambición pura y simple de los mandatarios de turno, a los requerimientos del poder y las intrigas sacerdotales.
El unificador de esas versiones -dice Friedman- “armó todo sin casi eliminar una palabra. Es un logro sin parangón en toda la historia de las ediciones literarias, uno de los logros más grandes jamás alcanzados por persona alguna. Lo armó todo tan bien que su trabajo no es solo satisfactorio, sino amado: es el libro más exitoso, más poderoso en el mundo desde hace 2,500 años, cuando él lo hizo”.
Lo anterior se puede apreciar o seguir apreciando a continuación en la segunda parte de la historia del diluvio, que es, como se recordará, una combinación de dos fuentes. La fuente P o sacerdotal (en mayúsculas) donde se llama Dios a Dios y la fuente J (en tipografía normal), donde se llama a Dios por el nombre de Yahvé.

EL DILUVIO
Génesis 7 (contiuación):

13 EN AQUEL MISMO DÍA ENTRÓ NOÉ EN EL ARCA,
COMO TAMBIÉN LOS HIJOS DE NOÉ, SEM, CAM Y JAFET,
Y LA MUJER DE NOÉ, Y LAS TRES MUJERES DE SUS HIJOS;
14 Y CON ELLOS LOS ANIMALES DE CADA ESPECIE,
LAS SIERPES DE CADA ESPECIE QUE REPTAN SOBRE LA
TIERRA, Y LAS AVES DE CADA ESPECIE: TODA CLASE DE
PÁJAROS Y SERES ALADOS;
15 ENTRARON CON NOÉ EN EL ARCA SENDAS
PAREJAS DE TODA CARNE EN QUE HAY ALIENTO DE
VIDA,
16 Y LOS QUE IBAN ENTRANDO ERAN MACHO Y
HEMBRA DE TODA CARNE, COMO DIOS SE LO HABÍA
MANDADO. Y Yahvé cerró la puerta detrás de Noé.
17 El diluvio duró cuarenta días sobre la Tierra. Crecieron las
aguas y levantaron el arca que se alzó de encima de la Tierra.
18 Subió el nivel de las aguas y crecieron mucho sobre la
Tierra, mientras el arca flotaba sobre la superficie de las aguas.
19 Subió el nivel de las aguas mucho, muchísimo sobre la
Tierra, y quedaron cubiertos los montes más altos que hay
debajo del cielo.
20 Quince codos por encima subió el nivel de las aguas
quedando cubiertos los montes.
21 PERECIÓ TODA CARNE: LO QUE REPTA POR LA
TIERRA, JUNTO CON AVES, GANADOS, ANIMALES Y
TODO LO QUE PULULA SOBRE LA TIERRA , Y TODA LA
HUMANIDAD.
22 Todo cuanto respira hálito vital, todo cuanto existe en
tierra firme, murió.
23 Yahvé exterminó todo ser que había sobre la haz del suelo,
desde el hombre hasta los ganados, hasta las sierpes y hasta las
aves del cielo: todos fueron exterminados de la Tierra ,
quedando sólo Noé y los que con él estaban en el arca.
24 LAS AGUAS INUNDARON LA TIERRA POR ESPACIO
DE CIENTO CINCUENTA DÍAS.
GÉNESIS 8:
1 ACORDÓSE DIOS DE NOÉ Y DE TODOS LOS
ANIMALES Y DE LOS GANADOS QUE CON ÉL ESTABAN
EN EL ARCA. DIOS HIZO PASAR UN VIENTO SOBRE LA
TIERRA Y LAS AGUAS DECRECIERON.
2 SE CERRARON LAS FUENTES DEL ABISMO Y LAS
COMPUERTAS DEL CIELO, y cesó la lluvia del cielo.
4 Poco a poco retrocedieron las aguas sobre la Tierra. AL
CABO DE CIENTO CINCUENTA DÍAS, LAS AGUAS
HABÍAN MENGUADO, Y EN EL MES SÉPTIMO, EL DÍA
DIECISIETE DEL MES, VARÓ EL ARCA SOBRE LOS
MONTES DE ARARAT.
5 LAS AGUAS SIGUIERON MENGUANDO
PAULATINAMENTE HASTA EL MES DÉCIMO, Y EL DÍA
PRIMERO DEL DÉCIMO MES ASOMARON LAS CUMBRES
DE LOS MONTES.
6 Al cabo de cuarenta días, abrió Noé la ventana que había
hecho en el arca,
7 Y SOLTÓ AL CUERVO, EL CUAL ESTUVO SALIENDO
Y RETORNANDO HASTA QUE SE SECARON LAS AGUAS
SOBRE LA TIERRA.
8 Después soltó a la paloma, para ver si habían menguado
ya las aguas de la superficie terrestre.
9 La paloma, no hallando donde posar el pie, tornó donde él,
al arca, porque aún había agua sobre la superficie de la Tierra ;
y alargando él su mano, la asió y metióla consigo en el arca.
Aún esperó otros siete días y volvió a soltar la paloma del arca.
10 La paloma vino al atardecer, y he aquí que traía en el pico
un ramo verde de olivo, por donde conoció Noé que habían
disminuido las aguas de encima de la Tierra.
11 Aún esperó otros siete días y soltó la paloma, que ya no
volvió donde él.
12 EL AÑO SEISCIENTOS UNO DE LA VIDA DE NOÉ, EL
DÍA PRIMERO DEL PRIMER MES, SE SECARON LAS
AGUAS DE ENCIMA DE LA TIERRA. Noé retiró la cubierta
del arca, miró y he aquí que estaba seca la superficie del suelo.
13 EN EL SEGUNDO MES, EL DÍA VEINTISIETE DEL MES,
QUEDÓ SECA LA TIERRA.
14 HABLÓ ENTONCES DIOS A NOÉ EN ESTOS
TÉRMINOS:
15 “SAL DEL ARCA TÚ, Y CONTIGO TU MUJER, TUS
HIJOS Y LAS MUJERES DE TUS HIJOS.
16 SACA CONTIGO TODOS LOS ANIMALES DE TODA
ESPECIE QUE TE ACOMPAÑAN, AVES, GANADOS Y
TODAS LAS SIERPES QUE REPTAN SOBRE LA TIERRA.
QUE PULULEN SOBRE LA TIERRA Y SEAN FECUNDOS Y
SE MULTIPLIQUEN SOBRE LA TIERRA ”.
17 SALIÓ, PUES, NOÉ, Y CON ÉL SUS HIJOS, SU MUJER Y
LAS MUJERES DE SUS HIJOS.
18 TODOS LOS ANIMALES, TODOS LOS GANADOS,
TODAS LAS AVES Y TODAS LAS SIERPES QUE REPTAN
SOBRE LA TIERRA SALIERON POR FAMILIAS DEL ARCA.
19 Noé construyó un altar a Yahvé, y tomando de todos los
animales puros y de todas las aves puras, ofreció holocaustos
en el altar.
20 Al aspirar Yahvé el calmante aroma, dijo en su corazón:
“Nunca más volveré a maldecir el suelo por causa del hombre,
porque las trazas del corazón humano son malas desde su
niñez, ni volveré a herir a todo ser viviente como lo he hecho.
Mientras dure la Tierra , sementera y siega, frío y calor, verano
e invierno, día y noche, no cesarán”.

Los diluvios en la Biblia (y 3)

El resto de la trama, la detectivesca y apasionante trama que describe Richard Elliot Friedman en su obra es algo que ningún lector curioso debería perderse. “¿Quién escribió la Biblia ?” es, de principio a fin, tan intrigante como la mejor novela de misterio, toda una aventura intelectual.

Richard Elliot Friedman considera que el simple hecho de poder dividir o separar el relato bíblico del diluvio en “dos historias continuas” y “cada una con sus propias palabras” es un fenómeno impresionante y una prueba de la existencia de varias fuentes que fueron luego unificadas, integradas en lo que durante siglos parecía ser obra de un sólo autor.
De hecho, además de separarlas tipográficamente, como se vio en las entregas anteriores, Friedman separó las fuentes físicamente en su libro y el resultado, como se esperaba, es que cada una se puede leer con independencia de la otra (véase, al respecto, Richard Elliot Friedman ,“¿Quién escribió la Biblia ?”, edición preparada sin fines comerciales, disponible en Internet, pgs. 69-73).
Sin embargo argumenta Friedman- “no sólo se trata de la posibilidad de extraer dos historias. Lo más extraordinario es que cada historia emplea consistentemente su propio lenguaje. La historia P siempre se refiere a la divinidad llamándola Elohim. La historia J, por el contrario, siempre le llama Yahvé. P se refiere al sexo de los animales llamándolos ‘macho y hembra’. J emplea los términos ‘hombre y su mujer’, así como macho y hembra. P dice que todo ‘perecerá’, mientras J dice que todo ‘murió”’.
Lo interesante es que ahí no acaban las diferencias. Hay cosas que una fuente narra y otra omite, cosas que las fuentes llaman de distintas maneras, cosas que  se describen de forma diferente:
“…las dos versiones –explica Friedman-, no sólo difieren en cuanto a terminología, sino también en detalles de la historia que se narra. En P se toma una pareja de cada clase de animal. En J se toman siete parejas de animales puros y una pareja de animales impuros. (Aquí, el término ‘puro’ se refiere a que es adecuado para el sacrificio. Así, los corderos son puros, mientras que los leones son impuros.) P dice que el diluvio duró un año (370 días). J dice que fueron cuarenta días y cuarenta noches. P dice que Noé envió un cuervo. J dice que una paloma. Evidentemente, P muestra una preocupación por las edades, las fechas y las medidas en codos, mientras que J no”.
         Un dato más importante remite al concepto de Dios, la forma de representarlo y no sólo de nombrarlo.
“…probablemente -dice Friedman-, la diferencia más notable entre ambas versiones sea su forma distinta de representar a Dios. No se trata únicamente de que denominen a la divinidad con nombres distintos. J nos presenta una divinidad capaz de lamentar cosas que ha hecho, lo que plantea interesantes cuestiones teológicas, como la de si un ser todopoderoso y sapientísimo lamentaría las acciones del pasado. Nos presenta una divinidad capaz de ‘indignarse en su corazón’, que cierra personalmente el arca, y que aspira el aroma del sacrificio de Noé. En P, en cambio, falta prácticamente la cualidad antropomórfica que vemos en J. En P Dios es considerado más bien como un controlador trascendente del universo”.
Téngase presente por otra parte, que lo anterior no ocurre solamente en la historia del diluvio. Hay –como ya se dijo- dos versiones “de un gran número de historias bíblicas: dos versiones de la creación, dos versiones de diversas historias sobre los patriarcas Abraham y Jacob”, etcétera, dos fuentes, tres fuentes, cuatro fuentes descubiertas hasta el momento en el Pentateuco (J, P, E, D).  Y “cada una de estas fuentes es una colección consistente de historias, poemas y leyes”.
Con precaución curándose en salud, Friedman advierte, que “El simple hecho de que distintas historias de los primeros libros de la Biblia llamen a Dios con nombres diferentes no demuestra nada en sí mismo. Alguien puede hablar de la reina de Inglaterra, llamándola a veces la reina y otras veces Isabel II”.
No obstante, más adelante recuerda que, como había “señalado, había algo más sospechoso en la forma en que los distintos nombres de la divinidad se sucedían a lo largo de los cinco primeros libros de la Biblia. Los dos nombres, Yahvé y Elohim, aparecían consistentemente en cada una de las dos versiones de las mismas historias, en los dobletes (historias repetidas, pcs). Si separamos las historias de Elohim (E) de las historias de Yahvé (J), obtenemos una serie consistente de claves que nos muestran que las historias E fueron escritas por alguien relacionado con Israel, mientras que las historias de J fueron escritas por alguien relacionado con Judá”.
La explicación más plausible sigue, pues, siendo la misma. Es decir, que las fuentes (J, P, E, D), provienen de dos países, el reino de Judá y el Reino de Israel, y provienen de varios escritores que eventualmente, según el criterio de Friedman, podrían ser identificados:
“En primer lugar, tenemos la cuestión del escenario donde ocurren las historias. En el Génesis, en aquellas historias donde a Dios se le llama Yahvé, el patriarca Abraham vive en Hebrón. Hebrón fue la ciudad principal de Judá, la capital de Judá bajo el rey David, la ciudad de donde procedía Sadoc, el sumo sacerdote judeo de David.
“En la alianza que establece Yahvé con Abraham, le promete que sus descendientes poseerán el territorio ‘desde el río de Egipto hasta el… río Eufrates’. Éstas fueron, precisamente, las fronteras de la nación en tiempos del rey David, el fundador de la familia real de Judá.
“Pero en una historia que llama a Dios Elohim, Jacob, el nieto de Abraham, tiene un enfrentamiento cara a cara con alguien que resulta ser Dios (o quizá un ángel), y al lugar en que ocurre esto Jacob lo llama Penuel (que significa ‘Rostro de Dios’). Penuel fue una ciudad que ordenó construir el rey Jeroboam en Israel”.
El resto de la trama, la detectivesca y apasionante trama que describe Richard Elliot Friedman en su obra es algo que ningún lector curioso debería perderse. “¿Quién escribió la Biblia ?” es, de principio a fin, tan intrigante como la mejor novela de misterio, toda una aventura intelectual.

viernes, 22 de diciembre de 2017

Un diluvio en Macondo





Bill Clinton afirmó en una ocasión que “Cien años de soledad -escrita por su canchanchán García Márquez- es la obra literaria más importante en cualquier lengua de los últimos cincuenta años”. Lo anterior me lleva a pensar que si Clinton no hubiera estado tan ocupado leyendo todas las obras del mundo en cualquier lengua durante los últimos cincuenta años, quizás habría prestado mayor atención a la política exterior del imperio y no habría bombardeado la industria farmacéutica de aquel país africano llamado Sudán, que se quedó sin medicinas durante varios años.